#MO2018 - Día 1

Informanos

#MO2018 - Día 1

Miércoles 24-01. Amanecimos temprano pero estusiasmados. Seguramente algunos ni siquiera pudieron pegar un ojo en toda la noche. Sabiamos que algo bueno venía, y no tardó en llegar.

#MO2018 - Día 1

El Mo2018 se comenzó a sentir en San Pantaleón con las palabras del padre Pablo pero tambien con la escucha atenta
de todos nosotros y sobre todo con la alegría contagiosa evidenciada en cada sonrisa.

El sol brillaba, el día claramente acompañaba cuando llegamos al colegio. Nos acomodamos, nos conocimos,
compartimos nuestras historias de vida en una gran ronda. Lo mínimo quizás: qué hacemos, qué estudiamos,
cuántos años tenemos, en qué proyecto participamos; pero lo suficiente para saber que compartimos una misma misión.

Algunos ya participaron de otros manos pero sin duda cada uno es distinto. Los lugares, las personas, los proyectos cambian pero la base es la misma.El lema de este año nos representa en todo sentido, porque el Mo es encuentro y siempre es con el Otro.

 

 

Despues de compartir el primer almuerzo partimos al barrio, y el momento que tanto esperabamos llegó.

Fuimos en colectivo, con música y felices. La primer visita fue muy positiva porque ante todo fue reunión, estar codo a codo con el otro, escuchando sus problemas, sus incertidumbres o sus anécodtas. Fue realmente productivo porque nos motivaron para arrancar el segundo día con muchas fuerzas y ganas.

Los vecinos nos invitaron a pasar y entre mate y mate o terere y terere (por el calorcito) mantuvimos un ida y vuelta muy especial.

Las horas se pasaron volando. Cuando nos dimos cuenta, era hora de regresar y de dejar el barrio pero para volver recargados.

Si bien muchos participaron de otros manos, algunos eramos nuevos pero lo más lindo fue que se sintió como estar en casa.Hoy aprendimos de los demás, nos conocimos entre nosotros y con los vecinos.

Grandes personas que jamas olvidaremos.

Manos a la Obra | Rosario
#MO2018 - Día 1

Miércoles 24-01. Amanecimos temprano pero estusiasmados. Seguramente algunos ni siquiera pudieron pegar un ojo en toda la noche. Sabiamos que algo bueno venía, y no tardó en llegar.

El Mo2018 se comenzó a sentir en San Pantaleón con las palabras del padre Pablo pero tambien con la escucha atenta
de todos nosotros y sobre todo con la alegría contagiosa evidenciada en cada sonrisa.

El sol brillaba, el día claramente acompañaba cuando llegamos al colegio. Nos acomodamos, nos conocimos,
compartimos nuestras historias de vida en una gran ronda. Lo mínimo quizás: qué hacemos, qué estudiamos,
cuántos años tenemos, en qué proyecto participamos; pero lo suficiente para saber que compartimos una misma misión.

Algunos ya participaron de otros manos pero sin duda cada uno es distinto. Los lugares, las personas, los proyectos cambian pero la base es la misma.El lema de este año nos representa en todo sentido, porque el Mo es encuentro y siempre es con el Otro.

 

 

Despues de compartir el primer almuerzo partimos al barrio, y el momento que tanto esperabamos llegó.

Fuimos en colectivo, con música y felices. La primer visita fue muy positiva porque ante todo fue reunión, estar codo a codo con el otro, escuchando sus problemas, sus incertidumbres o sus anécodtas. Fue realmente productivo porque nos motivaron para arrancar el segundo día con muchas fuerzas y ganas.

Los vecinos nos invitaron a pasar y entre mate y mate o terere y terere (por el calorcito) mantuvimos un ida y vuelta muy especial.

Las horas se pasaron volando. Cuando nos dimos cuenta, era hora de regresar y de dejar el barrio pero para volver recargados.

Si bien muchos participaron de otros manos, algunos eramos nuevos pero lo más lindo fue que se sintió como estar en casa.Hoy aprendimos de los demás, nos conocimos entre nosotros y con los vecinos.

Grandes personas que jamas olvidaremos.

#MO2018 - Día 1